Breve de lo que dejó el Campeonato Magallánico de Rally

El Patagonia Rally Club finalizó un nuevo torneo que coronó a tres pilotos y un navegante a lo largo de seis fechas realizadas en cinco comunas de la región.

Desde su inicio a la fecha el campeonato de rally local ha mostrado un crecimiento importante de acuerdo a los deportes motores en Magallanes.

Recientemente el Patagonia Rally Club (PRC) finalizó un nuevo torneo que significó en cuarto de la disciplina y que visitó las comunas de Punta Arenas, Laguna Blanca, San Gregorio, Porvenir y Puerto Natales en este mismo orden.

El hecho que el PRC llegue hasta otras localidades de la región le da fuerza a al nombre “campeonato Magallánico” ya que cumple finalmente con el objetivo de “regional” y es hoy el único deporte motor que recorre 4 comunas del continente y una en Tierra del Fuego, las que se podrían extender en la «vecina orilla».

Un hecho significativo para el deporte, pero también para las propias comunas que hoy reciben un espectáculo de calidad que además deja un importante retorno en ellas.

Líneas generales

Aparentemente a lo deportivo llega una madurez necesaria de cuatro campeonatos tanto para pilotos y dirigentes.

Por parte de los pilotos se refleja en la preparación y presentación de los autos, pero este campeonato dejó una clara convicción de la hoja de ruta por una parte, y por otra el entrenamiento y puesta a punto de los autos.

La navegación ha alcanzado un excelente nivel sobre el auto, pero es necesario trabajar en el aspecto administrativo, parte fundamental de este deporte. Por ello el PRC ya dejó entrever en el programa de televisión Patagonia Racing que trabajarán en un nuevo diseño de Carnet de Control para los copilotos.

Otra de las mejoras que anunciaron como probables para el próximo torneo es el libro de ruta, también de vital importancia deportiva.

Las categorías en tanto se mostraron sólidas, excepto la Super 2.000 que tuvo un parque principal de tres máquinas, aunque siempre dejando un buen espectáculo pero con gusto a poco para los fans.

La N2 mostró ser la más atractiva como parte del show que se monta carrera a carrera pero muy competitiva en su seno, llevando a trabajar de manera profesional a las tripulaciones que buscan la gloria. Se va realmente “fino” en estos autos de 1.600 centímetros cúbicos.

La Categoría B sorprendió este campeonato ya que hasta antes de iniciarse se consideraba “medio muerta” pero con un promedio de siete autos por carrera logró “salvar” su continuidad en el rally y seguir siendo la serie “escuela” para muchos. La B también fue un gran aporte este año con lo ajustado de los “cronos” y lo diverso que fueron los podios destacando el actuar de los fueguinos Nicola Baleta, Diego Aguilar y Julo Hernández, sólo por nombrar a algunos porque la verdad es que todos dejaron su “huella” a lo largo de las fechas.

Cada día más adeptos

Otros de las notas altas que deja el torneo es la masificación de fanáticos que se trasladan entre las comunas para ser parte de esta fiesta que sumado a al público local inundan las redes sociales con material de las competencias. Mostrando el deporte y sus anécdotas pero también los diferentes lugares que visita el rally.

El considerable aumento de público se ha manejado bien, pero sin duda dará tarea extra la organización para la próxima temporada.

Definitivamente un gran espectáculo que se espera siga creciendo y visitando más comunas de Magallanes

          

Comparte en tus Redes Sociales