Cómo evitar la fatiga al volante

Conducir no es una tarea fácil y menos cuando se trata de trayectos largos. Los viajes de muchas horas pueden producir fatiga y cansancio; esta sensación de sueño y malestar general suele darse con mayor frecuencia a primera hora de la mañana o después de comer. Una buena parte de los accidentes de tráfico son producidos por la fatiga al volante y es necesario tomar medidas para evitarla. Más vale aplazar unas horas tu viaje o parar a mitad del camino, y no correr el riesgo de cansarnos o dormirnos al volante. En este artículo, te ofrecemos algunos consejos sobre cómo evitar la fatiga al volante.

Instrucciones

  1. Debes descansar las horas suficientes, para así evitar la aparición de somnolencia que tan peligrosa resulta.
  2. Se recomienda hacer paradas cada dos horas o 200 km para estirar las piernas y el cuerpo en general.
  3. Es necesario estar bien hidratado, además de beber agua, puedes ayudarte bebiendo refrescos (especialmente de cola) ya que su alto contenido en azúcares aporta los niveles necesarios de glucosa al cerebro para mantenernos centrados en la carretera y reaccionar incluso más rápido de lo habitual ante la presencia de un obstáculo.
  4. También se recomienda usar gafas de sol, especialmente durante los días de verano, para impedir que los rayos solares nos molesten e impidan la visión.
  5. No tomar alcohol ni drogas, no solo por tu seguridad sino por la del resto de pasajeros y conductores.
  6. Ventilar el coche, manteniendo una temperatura cercana a los 21ºC.
  7. Si notas que estás cansado, no sigas conduciendo y para inmediatamente en una zona donde no entorpezcas la circulación. Los principales síntomas serán: constantes parpadeos, reducción de eficacia en la realización de maniobras, aburrimiento o ansiedad, etc.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *