¿ «F 1 en Jaque» o en Jacques ?

Jacques Villeneuve se sumó a la ola de críticas hacia la Fórmula 1 por el rumbo que asumirá para la temporada 2014 y expresó su temor por las consecuencias que ello podría traer para el campeonato mundial. El campeón 1997 apuntó que los cambios de los últimos tiempos en las reglas harán desaparecer a la F1 y que el concepto «ecológico» que se persigue no tiene sentido.

Entrevistado por Autosport, el canadiense no ahorró dardos contra el presente de la Máxima. «Estoy preocupado por el estado de la Fórmula 1, sólo espero equivocarme. No entiendo lo que están tratando de hacer. Ya no es épica, los pilotos ya no son héroes, el problema es que los cambios se están haciendo de una manera artificial y eso no funciona. Puede ser divertido durante seis meses, pero después de que todo el mundo se aburre, y una vez que empieza a ser artificial, tienes que hacerlo más y más (artificial) hasta el punto en que ni siquiera son competiciones reales», señaló.

El hijo de Gilles no solo trazó una semblanza sobre lo que sucede actualmente, sino que hizo foco en retrospectiva sobre otras medidas que modificaron sustancialmente la esencia original. «Con las regulaciones del motor, todo es tan restrictivo que ya no es Fórmula 1, no hay nada especial en ello. Conservar el combustible está muy bien, y fue genial en el pasado. El problema es que los pilotos no tienen que hacerlo. Todo se hace electrónicamente, te sientas allí y ahorra combustible por ti, y eso anula su consumo. La épica se ha sacado de la Fórmula 1. El adelantamiento se debe a que se pulsa un botón, no porque se haga un movimiento especial»,  en clara alusión al DRS introducido en 2011.

También mostró su preocupación por el criterio aplicado para atraer público: «Están tratando de atraer a las personas equivocadas. Están tratando de atraer a los ‘verdes’ (ecologistas), pero la F1 no es de color verde por lo que no tiene sentido ni siquiera intentarlo. Da una buena imagen para los gobiernos y los parlamentos, pero no es Fórmula 1. Y además quieren atraer a los aficionados más jóvenes que no tienen capacidad de atención y sólo quieren un adelantamiento cada dos segundos, incluso si es uno terrible, porque no lo entienden».

 

Y para finalizar, evocó las anteriores décadas de Fórmula 1 en donde el planteo del deporte era absolutamente distinto: «Yo soy un purista y me encanta el deporte. Me encantaron los años 60 y 70, cuando los aficionados aún disfrutaban las carreras en las que sólo cuatro coches terminaban y había dos vueltas de diferencia. Tienes que respetar lo que los pilotos han hecho, lo que han logrado. Están tomando un montón de decisiones que, a largo plazo, no ayudarán a la Fórmula 1», advirtió.
Comparte en tus Redes Sociales