Gran Premio de Mónaco la carrera con más glamour de la máxima

La Fórmula 1 ultima detalles para una nueva visita al callejero de Montecarlo, escenario del Gran Premio de Mónaco. El Principado, como ocurre desde el mismo inicio del Mundial de Fórmula 1, está decorado para la ocasión. Mientras se terminan de armar las tribunas, estratégicamente ubicadas a lo largo de los 3.340 metros de extensión, y en boxes todos los equipos ponen las cosas en orden, los turistas pasean sobre la misma pista que el jueves transitarán los bólidos de la Máxima con sus primeros entrenamientos.

Pero esto no entorpece el normal desarrollo de la ciudad, que sigue con su vida normal. Algo que se puede constatar en el tráfico, que solo está un tanto más convulsionado porque hay cortes programados para optimizar el trabajo necesario para montar un circuito en plena metrópoli.

En el puerto, los yates también están listos para recibir a quienes prefieren ver la carrera en un lugar más exclusivo. Para ellos vale la pena pagar cerca de 5.000 euros por una ubicación porque ven los F.1 a escasos metros y, además, son servidos como verdaderos reyes.

Aunque también hay quienes prefieren tener una vista más general del circuito y del bello paisaje y ya han pagado 25.000 euros por un balcón VIP que les permitirá seguir la carrera desde lo alto. Obviamente, los bares y restaurantes que están sobre el perímetro del circuito también ya tienen sus mesas reservadas con varios meses de antelación.

Es que las personas, aquellas que aman la adrenalina de la Fórmula 1 y las otras que se acercan por curiosidad, caen ante la seducción de esta carrera tan especial. Sin dudas, la más glamorosa del calendario de la mejor categoría del planeta.

Comparte en tus Redes Sociales