Fuente. Marca.com

Incompetentes Comisarios del Rally Dakar 2021

El nueve veces campeón del mundo de rally Sebastian Loeb señaló sin filtro su molestia con la falta de criterio de los comisarios de ASO ente organizador del Rally Dakar.

Estar peleando adelante en una carrera como el rally Dakar con un auto nuevo y un equipo nuevo, como el BRX, no es nada fácil. Por eso el francés Sébastien Loeb estaba feliz por haber terminado la cuarta etapa entre Wadi Ad Dawasir y Riad en el cuarto puesto de la general peleándole el podio nada menos que al español Carlos Sainz, vigente campeón.

Sin embargo, la alegría de Loeb duró poco porque recibió una penalización que lo sacó del Top 5 y ahora está séptimo en la competencia. Es por eso que el piloto del equipo de David Richards dio a conocer su postura a través de su Instagram y no dejó lugar a dudas de su enojo al calificar de “incompetentes” a los comisarios deportivos.

«Necesito compartir con ustedes la incompetencia del panel de comisarios de un evento tan legendario como el Rally Dakar»

«Me conocen un poco después de todos estos años y saben que rara vez hago una ‘perorata’. Pero esta noche, necesito compartir con ustedes la incompetencia del panel de comisarios de un evento tan legendario como el Rally Dakar», comienza su mensaje colgado en Instagram varias horas después de la etapa… y teóricamente en frío.

El francés ha explicado su versión de lo sucedido hoy: «Acabamos de ser penalizados con 5 minutos por superar la velocidad en una zona controlada. Durante todas mis participaciones, siempre he hecho todo lo posible por respetar esta regla. El sistema GPS, mediante una alarma, nos avisa cuando estamos entrando en estas zonas ‘invisibles’. Hoy no sonó la alarma así que no pude frenar a tiempo», se justificó.

El galo mostró su indignación ya que considera que sus explicaciones y las del proveedor del GPS, que habría mostrado -según su versión- inseguridad sobre el buen funcionamiento del sistema montado en su coche no fueron atendidas: «El jurado de comisarios no quiso saber y decidió, sentado detrás de su escritorio y con el único riesgo de derramar su café, cuando nosotros arriesgamos nuestras vidas todos los días en el auto, ponernos una penalización». Loeb estaba especialmente indignado porque, de nuevo según su criterio,

«Soy apasionado pero, sobre todo, competidor. Y hoy, si estoy en una carrera como el Dakar, lo primero y más importante es conseguir el objetivo por el que me contratan: un resultado que cumpla con las ambiciones del equipo y las mías. Y en eso no hay lugar para la incompetencia, ni para los incompetentes», concluyó.

Comparte en tus Redes Sociales