OPINIÓN “No se acabó el mundo pero si la pista”

En el cierre del año deportivo tuerca es imposible no dedicar un espacio importante para lo que fuese el deporte rey en la Región de Magallanes y en la Patagonia. Se trata de la disciplina que por décadas deleitó al público que desbordaba el “cerro” en el Autódromo Cabo Negro de Punta Arenas.

Afortunadamente la predicción de los Mayas no se concretó en el cierre de este 2012, pero si jugamos un poco a la ironía podríamos decir que no era necesario una predicción para vaticinar el fin de una era en el automovilismo en pista que se desarrollaba en Punta Arenas.

Las razones son un cumulo de factores entre los que necesariamente hay que recordar el “paupérrimo” actuar de los últimos dirigentes que tuvo el ente que no sólo debía velar por la pista, sino que por todo el automovilismo local.

Se trata de la Asociación Regional Austral de Automovilismo Deportivo (Araad) que se crea en la década del 80 con la nueva vigencia de la ley del deporte de aquel entonces que estaba a cargo del estamento nacional Digeder (Dirección General de Deportes y Recreación).

La Araad heredó una actividad en plenitud con campeonatos apasionantes y una multitud que lo seguía en toda la Patagonia.

No ahondaremos mucho en la historia ya que esta es muy conocida y claramente no tiene nada que ver con la debacle de la Asociación.

El comienzo del fin

Tras varios años de dirigencia buena y mala como en cualquier actividad la Araad llegó a ser dirigida por un grupo de colaboradores y ex pilotos de pista que intentaron mantener la actividad con buena voluntad pero con escasos conocimientos deportivos y menos estaban al tanto de manejo comunicacional, de marketing y lo que más se extrañó en estos últimos años fue la transparencia hacia la comunidad deportiva. En este último punto mucha responsabilidad tienen los clubes que integran la Araad que tras su escaso o nulo compromiso con la institución esta quedó funcionando como “barco a la deriva” y en total sistema dictatorial, con elecciones “brujas” y sin aceptar colaboración de nadie.cnegro

Los estatutos

Una de las “excusas” que salieron a la hora de hacer a un lado a todo aquel que muestre interés en colaborar con la institución fue la vigencia de los estatutos que rigen la Araad. Tal fue el caso del experimentado Francisco “Pancho” Cárdenas que se ofreció voluntariamente y por trabajar en el automovilismo su abierta intención de presidir la institución e intentar llevar adelante el deporte. Como ya han de imaginar la respuesta fue negativa y asumió Rodolfo Vera, hombre que fue el máximo colaborador del polémico Teodoro Martinic que es sindicado por algunos como el gran benefactor de la “tragedia tuerca” en el fin de la pista.

En este párrafo hay que mencionar a un presidente de Araad que al igual que Cárdenas no cumplía con los requisitos para ocupar el cargo, pero su nivel de contactos era diferente y se le permitió dirigir la asociación.

Se trata de Pedro Sánchez  que con un estilo diferente marcó por sus buenas medidas para con los corredores, a los que buscaba educar constantemente. Otra de las intenciones de Sánchez era asfaltar y mejorar sustancialmente la pista, pero una vez más aparecieron los personajes que han hecho de esto un torbellino de problemas.

Lamentablemente para los amantes de la disciplina Sánchez no se prestó para manipulaciones “turbias” y se alejó del automovilismo decepcionado del entorno.

Esta es sólo una parte de cómo las excusas siempre fueron “pobres” y arbitrarias para acceder a algunas cosas y a otras no, apoderándose definitivamente de algo que es de toda la comunidad.

Fiscalía, PDI y clausura

Uno de los escándalos más grandes que debió enfrentar la Araad fue el tratamiento que se le quiso dar al sector de la pista de tierra del recinto. Esto se realizó en el ocaso del mandato de Pedro Gómez, cargo que heredaría el autor intelectual de dicho tratamiento Teodoro Martinic.

Este famoso tratamiento se basó en arrojar aceite quemado (desecho) al área destinada a carreras en tierra. Lamentablemente nadie contaba con la “astucia” de cuanto había que arrojar ni cómo se debía hacer.

En este engorroso proceso se comprobó por parte de un equipo especializado en delitos medio ambientales de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) que se depositaron al menos 200.000 litros de aceite de desecho, convirtiendo al autódromo de Cabo Negro de Punta Arenas en un “vertedero” de desechos químicos.

Por esta situación el autódromo fue clausurado por la Seremi de Salud y comenzó un proceso judicial que en ese momento sometió a proceso a Martinic y Gómez, desconociéndose el resultado de la investigación hasta la publicación de esta nota.

Fin de la era

Este 2012 fue la lápida definitiva para la pista ya que el recinto automovilístico de Cabo negro estaba cedido en concesión a la Araad por parte del Club de Volantes de Punta Arenas. Este comodato duró 20 años y no fue renovado por el otorgante ya que este fue devuelto en precarias medidas e inutilizable para practicar el deporte para el cual fue construido.

A esta altura ya casi no quedaban los grandes responsables de esta debacle y fueron renunciando no sin antes dejar su sello, el que básicamente siempre fue una irregularidad. Entre tanta anécdota que casi parece ser jocosa esta la utilización del recinto para prácticas de conducción para la Empresa Movigas que posee los buses de recorrido de locomoción colectiva. Esto recuerda los insultos que recibieron los Bomberos de Rescate por parte de Teodoro Martinic por circular con el carro menos de 20 metros de asfalto. Tras este hecho el ex presidente de Araad se excusó diciendo que el terreno no estaba apto para que circulen este tipo de vehículos. Entonces ¿qué hacían buses en Cabo Negro?

Los últimos

En los últimos dirigentes hay que contar el por qué renunció Rodolfo Vera, presidente que fue el sucesor de Martinic.cabo negro

Acá entra al ruedo Camilo Barbería que tras llegar a la justicia por una causa injustificada e inventada para perjudicarlo, la que se cree nació desde Martinic, al menos así lo manifestó su abogado en más de una ocasión  y figura en el expediente de la causa que se llevó adelante.

Bueno el tema es que Vera debió renunciar por que fue él mismo el que firmó los papeles que demostraban la inocencia de Barbería. Ante la falta de apoyo de Martinic y la federación chilena a este no le quedó opción de dejar el cargo, no sin antes protagonizar un escándalo telefónico en el que arrojo fuertes improperios y amenazas a quien le iba a suceder en el cargo que era Carlos Soto. El hecho quedó al descubierto en el programa televisión Patagonia Racing que se emite por ITV Patagonia.

De esta manera se fue muriendo la Araad y finalizaron trabajando Carlos Soto junto a Eladio Vargas, ambos lograron concluir el último campeonato de pista, aunque igualmente fueron parte de las dirigencias anteriores y cómplices voluntaria o involuntaria del fallecimiento de la pista.

Los nuevos

Como no hay mal que dure 100 años actualmente se está estructurando una nueva Araad que será dirigida por el abogado Marcos Loaiza que igualmente tiene un pasado tuerca. Él fue navegante de rally en lo que respecta en su relación directa ta al automovilismo además de practicar motocross allá por los años…

Loaiza está trabajando en un nuevo equipo de trabajo en el que ya se confirmó a quien estará a cargo de los dineros de la institución, se tratan de Pedro Fecci un destacado empresario de contabilidad que maneja a grandes empresas regionales y nacionales que operan en Magallanes.

Desde ya se avizora un cambio radical que esperemos valla en directo beneficio del deporte y principalmente de los jóvenes que veían como se evaporaba su sueño por culpa de unos pocos que llevaron que afortunadamente ya no están.

 

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE  LA PUEDES HACER PÚBLICA A CONTINUACIÓN A TRAVÉS DE FACEBOOK O ESCRÍBENOS A  director@patagoniaracing.cl   

 

Comparte en tus Redes Sociales