Opinión: «Pedrito y el lobo» corren el domingo

Suspendida fue la fecha que estaba programada para este fin de semana en el Autódromo Cabo Negro. Esto dividió las opiniones entre si, debiese haberse programado o directamente lapidar la actividad mientras no se «ordene la casa» en forma definitiva, o al menos con algún objetivo puntual. 

Nuevamente la pista genera opiniones encontradas sobre el futuro de la actividad, ya que sólo posee un rico pasado pero un nulo presente.

Todo comienza con la programación de una fecha promocional con el fin de sólo hacer una carrera, para supuestamente dar algo de continuidad a los pilotos. Mientras que otras de las razones que sonaba fuerte por los interesados en hacer «algo» era la extensión de la licencia deportiva (seguro) por todo en mes de enero del presente.

Pero también salieron voces diciendo que era una falta de respeto para los pilotos el no generar competencias.

Lo cierto es que la carrera estaba programada para este domingo 27 y en definitiva no se llevará a cabo.

Efecto Mariposa

EL denominado efecto mariposa tiene su origen en un proverbio chino que dice que el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo. Desde este punto de vista, era inevitable y además conocido el quiebre total de lo que por dos décadas fue un buen automovilismo bajo la administración de la Asociación Regional Austral de Automovilismo Deportivo (Araad).

Tras la debacle hoy hay dos instituciones trabajando para el desarrollo de una nueva era de la Pista, ellas son la nueva Araad y el dueño del recinto de Cabo Negro, el Club de Volantes.

Es acá donde aparece la otra parte de las opiniones encontradas y su postura base es «ordenar la casa». Desde esta mirada la idea de hacer una carrera promocional era «remover la tumba en la que descansan lo restos de un Cabo Negro asesinado».

Si la carrera se hubiese realizado se hubiese mostrado el lado «agonizante» de la pista, con un recinto muy diferente al que la gente acostumbraba a ver. Otro factor que no ayudaría a la imagen es el escaso parque con el que se contaría, porque a decir verdad las últimas carreras no sólo tenían pocos autos, sino también escaso público.

También fue tema la cantidad de eventos culturales para el fin de semana, y acá nace otra clara necesidad no sólo para la pista, también para otros eventos motores; y es la obligación de introducir sus espectáculos en forma transversal en la sociedad para de esta manera contribuir a la educación deportiva y masividad de la actividad. En palabras más simples hay que generar un panorama para la familia de Magallanes y porqué no pensar el la Patagonia y el resto del país.

Ahora entra a tallar «Pedrito y el lobo», ya que los más fanáticos (que aún son muchos), los pilotos comprometidos y la gran cantidad de potenciales «tuercas» hoy aficionados que escuchan cada historia de Cabo Negro y esperan estar en cada «próxima» carrera. Sólo basta observar cómo en las redes sociales ya se hacia panorama para el fin de semana….

…Bueno todo esto contribuye a que esta gente se desilusione por esta sensación del famoso refrán y ya no espere ese preciado momento de sentir el rugir de motores desde el Cerro.

¿Será mejor esperar?

 

Tu opinión es importante…

Puedes hacer público tu comentarios a continuación o publicar una nota de opinión escribiéndonos al correo director@patagoniaracing.cl

Comparte en tus Redes Sociales