Rossi iluminado pero Canapino le «apagó la luz» en la primera del TC

Matías Rossi fue gran protagonista en la apertura del Campeonato TC en Mar de Ajó. Logró la “pole position”, ganó la 1ª Serie y, aunque pueda parecer poco para el potencial, alcanzó un buen 4º puesto en la Final.

Agustín Canapino volvió a demostrar cuánto es capaz de hacer arriba de un auto. Es que ni siquiera el problema estomacal que lo aquejó durante el primer fin de semana del año del Turismo Carretera fue un obstáculo para irse con el triunfo de Mar de Ajó.

La pole position provisional del viernes fue una buena muestra de cuánto podía hacer. Aunque no ratificó esa posición el sábado por una falla en el motor de su auto, el triunfo en su serie lo puso nuevamente en carrera. Encima fue la más rápidas de las tres y eso le aseguró largar en el primer puesto compartiendo la fila con Matías Rossi, el más rápido en la clasificación final y quien también aparecía como favorito.

El arranque de la final favoreció al Misil de Del Viso. Largó mejor y se puso delante del pelotón. Pero Canapino no le perdió pisada y ejerció una presión constante, que solo tuvo un paréntesis cuando defendió el puesto de Diego Aventin (Ford). La puja entre ambos terminó con el Pumita despistado y perdiendo la posición a manos del campeón Mauro Giallombardo (Ford).

Hasta ahí la carrera era un trencito que tenía a Rossi como maquinista. Sin embargo, en la undécima vuelta Canapino logró su cometido y se convirtió en el nuevo líder. La maniobra le costó más de la cuenta al subcampeón, que también fue superado por Giallombardo y Aventin.

Con la gran chance de conseguir el triunfo, Agustín se olvidó de los dolores y aceleró para cuidar la vanguardia y llegar a la victoria. Solo había que verlo bajar de auto para entender cuánto le costó llegar primero a la meta. “Fue una carrera durísima, le puse mucho huevo. Me sentía flojo y sin nada de fuerza, pero la adrenalina misma me hacía seguir”, afirmó Canapino, quien ya había ganado en la pista costera en 2011 (fue su siguiente triunfo al conseguido en Buenos Aires 2010, cuando se consagró campeón).

“Es lindo arrancar el torneo de esta manera, aunque no será fácil seguir con los 20 kilos de lastre. Igual estoy feliz porque me había quedado la espina clavada del año pasado”, agregó el arrecifeño, que además se dio el gusto de quedar como el primer piloto en estrenar el nuevo sistema de puntaje de la popular categoría.

Comparte en tus Redes Sociales