El actual campeón de las Categoría N2 Christobal Masle fue el ganador de la fecha doble en Punta Arenas

Segunda fecha PRC Rally de Punta Arenas

Ayer se vivió la segunda fecha del Campeonato Magallánico de Rally organizado por el Patagonia Rally Club (PRC), repitiéndose los caminos de la jornada del sábado, cuando se vivió la primera fecha del torneo, en el sector sur poniente de la ciudad de Punta Arenas. Las siete pruebas vividas ayer, más la disputada el viernes en la noche (clasificatorio), consagraron ganadores a Sandro Goich en la categoría B, Christobal Masle en la N2, Luis Mladinic en la Súper 2000 y Luciano Preto en la Pro 2000.

Expectación

La jornada comenzó a las 7.00 horas, comenzando con el parque de reagrupamiento que se realizaba, para las tripulaciones, en los campos de la Estancia Radich ubicada en la prolongación del camino que conduce al vertedero de la capital regional, y a esa hora ya era posible ver una gran columna de autos conduciendo a los numerosos espectadores que se congregaron a la orilla del camino para presenciar el espectáculo, y que se concentraba, como siempre, en los lugares de mayor dificultad técnica y donde había mayor peligro para los binomios participantes. El clima patagónico ofreció algo de colaboración, a pesar del viento, en comparación a la jornada sabatina, lo que ayudó a aumentar la concurrencia de público tanto en los caminos rurales, como en el circuito urbano construido en el recinto de Zona Franca.

La revancha

El sábado, en la Categoría B, se había presenciado una dura disputa entre la novel tripulación conformada por Nikola Baleta y Killiams Ruiz y el experimentado Sandro Goich acompañado por Enrique Gallardo, que había visto ganador a Baleta por 21 segundos luego de ganar seis de las ocho Pruebas Especiales (las dos restantes fueron para el puntarenense), y se esperaba un duelo similar; ambos cumplieron y se dio una cerrada lucha entre ambos, que en la jornada favoreció a Goich que llegó con una leve ventaja de … segundos a la prueba final en el recinto franco, que atestiguó la victoria del veterano piloto quien hizo valer los galones de múltiple ganador del Gran Premio de la Hermandad.

La serie menor fue la que sufrió la mayor cantidad de roturas y despistes durante el día y en ese escenario la tripulación de la Peña CR Motorsport realizó una carrera en la que lograron quedarse con el tercer puesto de la divisional aunque a cierta distancia de los dos punteros.

Los 1.600 siguen creciendo

El sábado, 16 autos de la N2 fueron de la partida y nueve lograron finalizar las ocho Pruebas Especiales (PE), que vieron a cuatro ganadores diferentes: Christobal Masle ganó cuatro (PE 2, 3, 5 y 6); Claudio Gómez ganó dos (PE 1 y 7); Eugenio Vilicic (PE 4) y Carlos Gallardo (PE 8). Ayer la jornada favoreció a Masle que ganó cinco de las seis pruebas disputadas en ruta, -dejándole al natalino Gómez sólo la PE 6-, y llegando al Súper Especial del recinto franco con una ventaja inalcanzable de de un minuto dos segundos, el que se adjudicó con 2’ 02,06’’. Eugenio Vilicic, mantuvo el rendimiento mostrado el sábado manteniendo tiempos de punta y mostrando un rápido desarrollo en la disciplina del rally.

Dispar suerte tuvieron otros llamados a ser protagonistas. Cristian Willemsen tuvo un auspicioso debut a bordo de una unidad Mitsubishi llegada la misma semana de la competencia y está para cosas mayores. Renzo Vojnovic, que también estrenaba máquina, sufrió distintos desperfectos y una penalización que complicaron su participación. Jorge Guic superó los problemas de caja de cambios que lo dejaron fuera de carrera en la primera jornada y logró un meritorio cuarto lugar en la fecha de ayer, sobre todo considerando que no había recorrido la pista el sábado como lo hicieron varios de sus rivales.

Finalmente el binomio Masle-Asencio se quedó con el primer lugar de la fecha, repitiendo su actuación del sábado; el segundo puesto quedó en manos del Claudio Gómez y el tercero fue para Eugenio Vilicic.

Pocos pero buenos

La Súper 2000 ha sido la vedette de todos los torneos que ha organizado el PRC, no sólo por la calidad y presentación de sus máquinas sino también porque siempre se las arreglan para terminar dando espectáculo con los pilotos que queden en competencia, ayer no fue la excepción.

El viernes había destacado el binomio conformado por Luis Mladinic y Francisco Cárdenas marcando una gran diferencia, pero el sábado Orlov “Fito” Dübrock Martínez y su navegante Javier Coto habían logrado “darlo vuelta”, haciendo un gran trabajo en la ruta y aprovechando un vuelco de sus más enconados rivales en la PE 3, lo que condicionó la participación de los representantes de Honda durante el resto del día.

Ayer se exacerbó el duelo, con el Nissan de Dübrock imponiéndose en las primeras 4 PE del día aunque con una pequeña ventaja y faltando los tramos más agresivos de la competencia, los que el Nissan debe enfrentar con ruedas calzadas sobre llantas aro 14. Concientes de eso Mladinic-Cárdenas, aprovechando la ventaja psicológica, salieron a jugarse la carrera en los temidos tramos 6 y 7, los más destructores de la competencia y responsables de la rotura del cárter de la unidad de “Fito” en la jornada sabatina, logrando establecer una diferencia inalcanzable para el representante de Óptica Suiza.

Mientras el Honda y el Nissan se miraban uno a otro, un binomio que ha sufrido “las penas del infierno” asignadas a los practicantes de la disciplina del rally, conformado por Juan Carlos Kuzmanic y Claudio Cárdenas, aprovechó el “río revuelto” y se quedó con el segundo lugar de la fecha.

Kuzmanic, desde que sufrió el vuelco en el Rally Bicentenario de Torres del Paine en septiembre de 2010 ha hecho grandes esfuerzos por volver pero no ha tenido suerte. Una serie de roturas y desperfectos mecánicos importantes le han impedido poder participar en dos grandes premios en Tierra del Fuego y en un sinnúmero de carreras más, incluida esta en la que se le rompió el motor durante las pruebas de la semana. Ayer, acompañado de su navegante de siempre, los fierros le volvieron a sonreír y logró, a bordo de un Nissan Primera facilitado por Iván González –un gran gesto del hombre de IVAGO Maquinarias, al igual que el realizado por Renzo Vojnovic que le prestó un auto a Mauricio Guaquin- logró mantenerse en los tiempos de los punteros para arrebatarle el segundo lugar a Dübrock, en el último minuto, por un escaso margen de medio segundo.

La suerte no estuvo del lado de Víctor Barría y su navegante Gabriel Díaz que el sábado se quedaron con el segundo escalón del podio. Estaban haciendo una buena carrera, mejorando sus registros y en la “etapa maldita” sufrieron un despiste que los postergó en el resultado final.

La armada fueguina

El equipo Dapco tuvo la gentileza de viajar desde la localidad fueguina de Ushuaia para engalanar la competencia organizada por el PRC con Daniel Preto a la cabeza.

La presentación de las máquinas trasandinas es primorosa, lo que las hace blanco frecuente de los flashes del público, y la calidad de sus tripulaciones del máximo nivel, lo que les granjea la simpatía del público que los espera ansiosamente al borde de la ruta.

Luciano Preto partía con la ventaja de haber sido el más rápido de la divisional en el clasificatorio, pero fue Daniel Preto el que se impuso en las cuatro primeras pruebas del día, hasta que se le cruzó el mítico tramo 6 y sufrió un fuerte golpe en la unidad Honda que le permitió a su hijo recuperar la diferencia ganando el tramo y los dos siguientes para quedarse con la fecha, postergando al “jefe” al segundo lugar del clasificatorio.

El único auto representante de Punta Arenas en la categoría Pro 2000 estaba comandado por Yanko Masle y Juan Pablo Oyarzo en la butaca derecha. Los puntarenenses salieron a hacer la mejor carrera posible sin golpear su unidad, sabiendo que ya habían sufrido la rotura de un motor en la competencia y la máquina había perdido parte de su potencial en la reparación lo que les impedía amagar la buena puesta a punto de los transandinos, conformándose con los puntos que les entregaba el tercer lugar. Ruggero Preto cerró el cuadro, logrando terminar con su máquina en buenas condiciones y sumando valiosas unidades para un campeonato que está en ciernes y que podría ver la luz en 2013.

Lo organizativo

La carrera cumplió todos los horarios establecidos y logró convocar al público del rally (incondicional), pero también a las personas que no son cercanas a la disciplina y que aprovecharon el trazado y el escenario montados en el recinto franco para disfrutar del espectáculo organizado por el PRC y Recasur, su socio desde los inicios.

La formula puesta en práctica por el club organizador de ganarse la confianza, haciendo un buen trabajo, de instituciones públicas y privadas está cuajando y eso se vio reflejado en la competencia de este año. Los asistentes al trazado construido en el recinto administrado por Rentas Inmobiliarias disfrutaron de shows musicales, regalos promocionales, una cerrada competencia y la cercanía con máquinas y competidores.

El Patagonia Rally Club es un equipo consolidado y cohesionado que ha conseguido que cuando cometen errores sólo se noten internamente, siendo transparentes para el publico en general.

Por otro lado los caminos siguen siendo un problema para el PRC. La escasez de trazados en la península valoriza mucho más el gesto de la administración de la Estancia Radich de facilitar sus terrenos para realizar la competencia. La masacre que provocaron los tramos 6 y 7 en el parque, en ambas jornadas, es producto de esa misma falta de rutas adecuadas para correr sumada a la vehemencia de las tripulación que, empujadas por su el espíritu competitivo, se ven obligadas a arriesgar sus máquinas hasta el límite y donde cualquier error significa un despiste o una rotura.

Por Ricardo Grubsic

Foto: Rodolfo Soto

Comparte en tus Redes Sociales
0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Enjoy this blog? Please spread the word :)

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
Instagram