WSBK: Althea cambia de colores

Hace unas semanas nos enteramos de la realización de un rumor importante: Althea, la empresa de cerámica italiana, dejaría de ser el principal auspiciador del equipo semi-oficial de Ducati en el World Superbike.

La ruptura tuvo múltiples factores, entre ellos el poco apoyo financiero que Ducati estaría dispuesto a entregar de manera directa para desarrollar la nueva Panigale 1199R de competición. Sin embargo, no fue una noticia menor, ya que Althea, junto con Ducati, han logrado en tres años ganar tanto el campeonato del Superbike, con Carlos Checa, como el de Superstock, con Davide Giugliano.

La 1199 Panigale ya presentaba un panorama desafiante para la marca italiana, y de hecho pese a estar ya disponible en concesionarios a lo largo del mundo para el 2012, tan solo fue estrenada en la categoría secundaria (Superstock), y recién en 2013 se integra al Superbike como la 1199R. Por tanto, es una moto en pleno desarrollo, que requiere un respaldo importante para ser competitiva frente a la bestial ZX10 de Kawasaki, la rápida RSV4 de Aprilia, y la balanceada S1000RR de BMW.

Ducati tuvo que sortear este nuevo escenario, pero lo ha logrado manteniendo al español Carlos Checa, a través del vínculo con Francis Batta, en el equipo Alstare. Al lado de Carlos Checa correrá Ayrton Badovini, ambos en nuevos colores y nueva moto para el 2013 (Foto a la izquierda: posible «look» de la nueva Ducati).

Sin embargo, Althea no ha dejado el campeonato, y ya se anuncia su vínculo con otra moto italiana: Aprilia. Con una RSV4 pilotada por Davide Giugliano solo, sumarán a un total de cuatro motos Aprilia en grilla, considerando las Aprilia oficiales de Eugene Laverty y Silvain Guintoli (ex moto de Max Biaggi), y la Aprilia de Michel Fabrizio en el equipo Red Devils Roma.

Por lo visto, se han invertido los números entre Ducati y Aprilia, habiendo sido la 1098R de Ducati tan popular en la grilla del Superbike el último tiempo. Asimismo, donde en 2011 ganó la Ducati de Carlos Checa, en 2012 fue campeona Aprilia, con Max Biaggi. Sin duda, el desafío es grande para Ducati, de poder desarrollar satisfactoriamente esta nueva plataforma para competir con quienes ya han agarrado bastante «vuelo».

Comparte en tus Redes Sociales